Saltar al contenido
Superación Personal

Depresión endógena | Efectos, causas y tratamientos

Depresión endógena

Depresión endógena | Efectos, causas y tratamientos

La depresión endógena de una de los tipos de depresión que aun hoy en día no se conoce por todos o siquiera, una gran parte de la población. Lo curioso es, que afecta a muchísimas personas día a día, y es sin duda; una de las más peligrosas y de mayor delicadez en cuanto a tratamiento y control.

Pero… ¿Qué es la depresión endógena?

La diferencia entre la depresión común y el resto de los tipos de depresión, es que la endógena se genera desde el interior, exactamente desde el cerebro y no por factores externos que puedan afectar a la persona y ser consecuencia directa de esto. Esta clase de depresión suele ser relacionada y depender de cambios en el cerebro de aspecto fisiológico.

En la depresión endógena la melancolía predomina de forma incesante, y se caracteriza por ocasionar la falta de interés a la iniciativa y una gran inactividad.

Depresión endógena
Depresión endógena

Efectos de la depresión endógena

·         Carencia de disfrute o placer general

Entre los puntos más destacados que diferencian este subtipo de depresión de los otros, es que ocasiona que las personas afectadas por la misma pierdan todo interés en actividades o estímulos placenteros como fortalecer sus relaciones interpersonales, comida, sexo, entre otros. Por lo tanto, es común verse estancado sin “nada que hacer” a causa de esta desmotivación y desinterés por el bienestar.

·         Gran pasividad

Los individuos diagnosticados con esta depresión se presentan con un comportamiento bastante tranquilo, ya que su nivel de tristeza opaca como una nube gris casi todo su centro, y se ven atascados en su interior, no teniendo razón por la que molestar a otros ni concentrándose en ello.

·         Falta de reacción o reactividad

Es común que los afectados con este trastorno presenten un casi nulo sentido de la expresión de la emoción, por lo tanto, se hace difícil reaccionar a cualquier tipo de situación, dado a que las mismas pierden interés y se ven indiferentes a estas.

·         Dolores físicos y malestar emocional

La fatiga, dolores físicos como de cabeza, espalda, piernas son otros de los efectos de la depresión endógena, generados por la tristeza, las bajas defensas, entre otras consecuencias de la depresión constante.

·         Sentimiento constante de culpabilidad

La depresión endógena posee una característica bastante grave y es generar este sentimiento de culpa que termina por hundir a la persona afectada, haciéndole creer que es el causante de todos los problemas del mundo interior y exterior, lo que llega a crear la tendencia del autocastigo o autosaboteo.

·         Aislamiento social

Bajo sus efectos se tiende a abstraerse de las personas y el vínculo de conexión con las mismas, ya que el asunto radica desde el cerebro y la percepción personal.

Depresión endógena
Depresión endógena

Causas de la depresión endógena

El agente principal que motiva la depresión endógena es el biológico.  A nivel del metabolismo cerebral, especialmente con  factores o elementos genéticos, por lo que naturalmente y a consecuencia de esto, el encéfalo encuentra bastante dificultoso y complicado el segregar  las hormonas como serotonina, que es el neurotransmisor encargado del estado de humor al controlar la actividad motora y función cognitiva, regular el apetito sexual, entre otros.

Aunque no lo parezca, otra de las causas es el trastorno estacional, el cambio de estación. Por lo que es increíblemente común encontrar individuos que presenten este tipo de depresión en el invierno, otoño e incluso; durante las mañanas.

Tratamiento de la depresión endógena

Para poder tratar y buscar una cura para la depresión endógena, se necesita de mucha disciplina, verdaderas ganas de una solución y un constante cumplimiento de lo recetado clínicamente.

Entre los tratamientos de la depresión endógena se encuentran;

·         Medicación clínica

Con el diagnóstico y observación de un especialista, los psicofármacos son los medicamentos más usados para la recaptación de serotonina, por ejemplo. También, antidepresivos como imipramina o nortriptilina ayudan a combatir este trastorno. A pesar que comúnmente estos tratamientos traen consigo efectos secundarios, es necesario que se siga al pie de la letra la receta para así lograr visualizar las mejoras.

·         Terapia psicológica

Contando como una de las más necesarias formas de aplicar el tratamiento para las personas diagnosticadas con depresión endógena, la psicoterapia es necesaria dado a que estamos hablando de un problema que radica en el interior del individuo y factores cerebrales.

La terapia cognitivo-conductual beneficia de manera tal, que se refuerza la necesidad de un pensamiento positivo y el estilo positivista como nueva visión en la vida. Aunque al principio cueste hacer entender o creerse estas ideas que buscan la motivación y claridad de la situación, con la constante repetición y estudio, obtiene grandes resultados que marcan la diferencia.

·         Cambios de rutina de vida y comportamiento

Una de las mejores formas para tratar la depresión endógena y realmente todo tipo de depresión, es analizar qué tipo de conducta y patrón estamos siguiendo con respecto a esto, y buscar contrariarlo. Por ejemplo, si siempre se está en la cama, es bueno empezar a levantarse de la misma y realizar otras actividades aunque cueste. Todo está en entrenar al cuerpo y cerebro para hacerle entender que es hora de un cambio y una mejora.

Entre estas alternativas se encuentra:

  • Mejorar la imagen personal con un nuevo estilo de peinado, por ejemplo.
  • Recuperar e invertir tiempo en fortalecer las relaciones interpersonales.
  • Salir a tomar aire libre y/o hacer deportes.
  • Tener una dieta balanceada.
  • Hacer uso de un buen horario del sueño.

Conoce la depresión endógena…

Por ser uno de los tipos de depresión menos difundidos en la sociedad, es necesario informarse dado a que la mayoría de los afectados ni siquiera está consciente que la tiene o es muy propenso a tenerla, incluido tú. Por esta razón, el informar acerca de esta forma del trastorno es de importancia y necesidad, ya que en este sentido, se puede conseguir diagnosticar a tiempo, y advertir al resto de la población que esto existe y es un tema de cuidado.

La depresión endógena es un asunto de todos, si tienes algunos de estos síntomas o conoces a alguien que los esté padeciendo, asistir con un profesional es la mejor opción que se puede considerar.